Archivo de la categoría: Noruega

Laponia Noruega. En busca de la Aurora Boreal

Fantástico post en el que mi gran amigo Pablo nos cuenta este interesante viaje y una experiencia única

Auroras boreales
Os presento el viaje En busca de la Aurora Boreal: un viaje lleno de aventura y, sobre todo, una experiencia única.
El objetivo del mismo era poder ver auroras boreales de primera mano. Por ello, lo importante era ir al lugar donde mejor se pudiesen divisar.
Generalmente, un destino muy típico para verlas es Rovaniemi, sobre todo en invierno y con niños, pues supuestamente está la villa donde vive Papa Noel. Sin embargo, el hecho es que es un lugar turístico y saturado de gente.
Rovaniemi además está por debajo del Círculo Polar Ártico y hay menos probabilidades de divisar auroras boreales.
Tromso es, actualmente, una de las mecas de aquellos que quieren ir a ver uno de los espectáculos naturales mas impresionantes.

¿Cuándo ir?

La mejor época para ver auroras boreales es en invierno, y con mayor probabilidad  desde octubre a noviembre y entre febrero y primeras semanas de marzo.
Nosotros elegimos ir a finales de febrero por la gran cantidad de actividades de invierno que se pueden hacer y que mas adelante contaré.

¿Cómo verlas?

Uno ha de ir a cazar la aurora boreal, es decir, hemos de preparar la salida para verla, salir con nuestros aperos (cámaras, trípodes, comida…) y, sobre todo, mucha paciencia.
Son visibles con mucha mayor frecuencia entre las 19:00 y las 22:00. Lo mejor de todo es que en Tromso hay una App meteorológica que te predice el nivel de probabilidades de divisar Auroras y el sitio exacto para verlas (puedes buscarla en PlayStore gratuitamente). Es muy fiable. Seguramente, sin ella no la hubiéramos visto.
En Tromso hay múltiples tours que por algo más de 40 € te venden una excursión para ir a cazar auroras boreales. Salen carísimos, porque van a buscarlas aún cuando el cielo está totalmente encapotado, engañando así a los clientes, pues de sobra saben que no se verá nada.
Suelen ser autobuses atestados de gente que paran en lugares maravillosos pero que pierden el encanto al bajar de repente 50 personas de un autobús.
Lo que hicimos nosotros es alquilar un coche 4×4. Gracias a la App, que te indica el lugar para verlas, y el mapa proporcionado en la oficina de turismo, el cual te muestra los mejores lugares alrededor de la ciudad (en un máximo de 20km de distancia), salíamos a cazarlas en medio de la noche con una pizza y un par de cervezas.
Divisando un fiordo un día, u observando las montañas otro. Siempre dentro del coche con los asientos calefactables y con la mejor compañía posible, la espera era genial.

Nuestra caza de la aurora

Llegamos a nuestra última noche y no habíamos podido ver ninguna, pues había estado toda la semana el cielo cubierto. Ya  habíamos desistido de poder llegar a verla, pero de repente vimos en la App que a las 22:00 había muchas probabilidades de ver la aurora boreal a las afueras de Tromso, así que nos cogimos nuestras pizzas y cervezas y allá fuimos.
Aparcamos  y esperamos, viendo cómo el cielo estaba cubierto por completo, casi desilusionados. Soy de los que cree que si quieres realmente algo se cumplirá, así que lo deseábamos con todas nuestras fuerzas…
Tanto lo deseamos que, entonces, ocurrió.
Comenzaron a  abrirse las nubes y el espectáculo más increíble empezó: los colores verdosos y azulados se movían ante nosotros mientras saltábamos, mientras nos abrazábamos sabiendo que estábamos en el cenit de nuestro viaje.
Toda persona debiera alguna vez en la vida poder ver semejante baile de la naturaleza en el cielo.

Pero hay más experiencias en Noruega, como...

Alojamiento y actividades

Hicimos 3 noches en Tromso, 2 noches en una casa de madera frente a un fiordo y 1 noche en una cabaña de madera como dormían los antiguos lugareños.
Nosotros estuvimos en el destino 7 días y 6 noches. Las actividades que llevamos a cabo fueron todas contratadas por nuestra cuenta y visitando lugares a nuestro aire.

Raquetas de nieve

Ruta con raquetas
Ruta con raquetas en los alrededores de Tromso en Ersfjordbotn
Tromso y sus alrededores son ideales para hacer excursiones con raquetas de nieve. En la ciudad venden múltiples tours por unos 60 € mínimo, que te llevan  a hacer rutas en autobuses repletos de gente. Nosotros, por suerte, llevamos nuestras raquetas desde España (unas raquetas básicas son más que suficientes y  suelen costar unos 50 €).
Nosotros salíamos con el coche para visitar los alrededores y cuando veíamos una buena colina, montaña o fiordo allá que íbamos! Nos cruzábamos con mucha gente que en medio de una gran montaña hacían esquí totalmente salvaje, en medio de la nada. Parece ser que aquí, en vez de salir a correr, se calzasen los esquís y a disfrutar.
Es más, estuvimos en un barrio de la ciudad que el ayuntamiento había construido entre las casas en una colina de unos 200 metros una pista de esquiar gratuita y ésta estaba al lado de un colegio

Teleférico Fjellheisen y vistas desde el Monte Floya

Tromso desde monte Floya
Foto hecha desde el monte Storsteinen a 421 metros de altitud, hasta donde sube el teleférico Fjellheisen
Una visita obligada es subir al monte Floya en su teleférico y disfrutar de las vistas increíbles desde este monte que domina la ciudad. Nosotros decidimos aparcar en la falda de la montaña donde se coge el teleférico, pasando justo al lado de la catedral ártica, cuya construcción es uno de los iconos de la ciudad y calzarnos nuestras raquetas para subir por el camino marcado hasta coronar la cima.
Fue algo duro el ascenso con las raquetas, pero el premio mereció la pena. Una bebida bien caliente en el restaurante que corona la cima, viendo las luces nocturnas de la ciudad desde lo alto.
Para bajar cogimos el nostálgico teleférico inaugurado en 1961.

Polaria

Polaria
Es el acuario más septentrional del mundo. Su característica estructura arquitectónica simula unos bloques de hielo superpuestos entre sí.
Es una visita muy amena, ya que este pequeño acuario está diseñado para ser una experiencia educativa y lo es, sobre todo para los niños. Junto al Acuario se puede ver el barco de caza MV Polstjerna.

La fábrica de cerveza más al norte del mundo

MACK es la productora de cerveza más septentrional del planeta y el Pub Ølhallen, propiedad de la fábrica, es historia viva de Tromso. Está enclavada en un extremo de la calle principal de la ciudad. Nos tomamos una cerveza en el pub que tiene la fabrica abierto desde 1928. Con tiempo, puedes unirte a una de las visitas a la fábrica. Merece la pena probar la cerveza que se hace en Noruega en un lugar con historia como éste.

Trineo de perros

trineo de perros
Una actividad muy recomendable es subir a un trineo tirado por perros. Nosotros dormimos una noche en una cabaña inuit de madera y por la mañana hicimos una excursión conduciendo nosotros el trineo. Una sensación inolvidable que seguro volveré a repetir.

Lago Prestvannet

Es un pequeño embalse  en lo alto de la ciudad construido en 1867, que actualmente ha quedado como una reserva natural que en invierno se hiela y deja a los lugareños patinar sobre él.
Cuando fuimos nosotros, había nevado mucho y estuvimos andando por encima de la lámina de agua helada con las raquetas. La gente parece utilizarlo para practicar esquí de travesía también.

Museo polar de Tromso

Este museo construido en una antigua casa de aduanas que data de 1830, recrea y expone las expediciones árticas que salieron desde Tromso y exponen cómo la ciudad fue el centro de la caza de focas de Noruega.
Ciertamente, el museo puede ser un poco desagradable: visitándolo uno puede tener conciencia de la cantidad de focas que se cazaban hace no muchos años. Aunque yo me quedo con la parte de las expediciones de alguno de los mas famosos exploradores de la historia, como lo fue Amudsen y Helmer Hanssen, mucho más amena y respetuosa con la naturaleza.

Alquilar un coche

alces
Es una alternativa más que recomendable. Te da la libertad de ver los alrededores de Tromso y no es caro (un 4×4 son unos 50 € por día).
Además, es una experiencia única conducir por carreteras heladas con un coche con ruedas de clavos. Allí, las carreteras están heladas, ya que no tiran sal como en España. No lo hacen porque, por un lado la sal contamina los campos y, además, para evitar accidentes con los alces. Según nos dijeron, estos animales(tan comunes en Noruega y en su gastronomía) bajaban a las carreteras a chupar la sal que habían tirado en ella, provocando colisiones.

Alpes Lyngen y las motos de nieve

motos de nieve
Motos de nieve en los Alpes Lyngen
Un lugar que hay que visitar son los Alpes Lyngen, un paraje a poco más de una hora de Tromso con montañas espectaculares que se elevan a los casi 2000 metros y con un paisaje soberbio.
Allí nos esperaban las motos y sus guías alocados, ¡un subidón de adrenalina el pilotar por estos parajes! La ruta, de algo más de dos horas, se hace más que suficiente, pues pilotar estas potentes y pesadas motos requiere esfuerzo.
Al acabar la ruta, nos sentamos junto al fuego en el interior de la cabaña  típica de los esquimales inuit, construida en madera.
Allí, nos comimos una sopa caliente de Alce con patatas: un plato típico de la región cuyo sabor y textura se puede asimilar a carne de caza o venado.
Y este es mi viaje a la Laponia Noruega pero hay cientos más. Comparte el tuyo!
Pablo