Aviso twitter terremoto

(Sobre)vivir un terremoto en Tokio

Sentir temblar la tierra bajo tus pies puede resultar una experiencia inolvidable... o una terrible pesadilla

Aviso twitter terremoto
Este es el aviso que recibí en el móvil 20 minutos después de sentir el temblor.
La vibración de la silla sobre la que estás sentado. El leve tintineo del menaje. El rumor de la estructura de todo el edificio en el que te encuentras alojado en una quinta planta. Son todas las señales de aviso que necesitas para descubrir que sí, estás viviendo un terremoto en Japón.
He de reconocer que entre las expectativas de viaje a uno de los sitios con mayor actividad geológica del planeta, uno espera sentir un terremoto, aunque sólo sea por aquello de sobrevivir una situación de emergencia.
Creo que todos nos hemos preguntado alguna vez lo que se debe sentir al vivir una experiencia de cierto riesgo y hemos aventurado lo emocionante que sería vivir esa «situación límite».
Toda esa adrenalina recorriendo tu cuerpo sin permitirte pensar fríamente para tomar la decisión más racional para conseguir salir airoso y, sobre todo, la terrible sensación de descontrol de la situación. Lo más parecido a vivir dentro de una película de acción.
Pues bien, la víspera de la noche de Reyes de 2017 recibí una pequeña dosis de esa situación de riesgo en Tokio. Aunque, todo hay que reconocerlo, fue bastante light.
Estaba descansando en la habitación de mi apartamento después de cenar cuando empezó el temblor de aproximadamente 20 segundos de duración. Para el que lo vive parecen 20 años, porque la cantidad de ideas que se pasan por la cabeza a toda mecha… «¿es? ¿no es? Pues sí, es un terremoto» «me pongo de pie, ¿a ver si mantengo el equilibrio?» «¿debo ir a algún lugar seguro de la estancia?» «¿va a sonar algún tipo de señal de alarma del edificio?«
Toda la curiosidad y emoción del momento se esfuma tras 5 segundos. Los siguientes 15 segundos el temor va in crescendo a medida que observas como aquello no para de temblar. Que la tierra firme, el medio en el que el hombre se siente más seguro, se revuelve bajo tus pies.
Inevitablemente surge ese miedo irracional que te recuerda los terribles bamboleos que siempre has visto en las noticias durante otros sucesos sísmicos similares.

Y es entonces cuando quieres que pare.
Pero no se detiene. El temor se convierte en un silencio incómodo que recorre la habitación y que te paraliza. «¿Debo buscar un sitio seguro en el que resguardarme o estoy exagerando?» En el pasillo del edificio o en los apartamentos contiguos no se oye a gente alarmada, así que debe ser «normal». Pero claro, los japoneses están acostumbrados a este tipo de situaciones… «¿Qué hago?»
Por fin, el temblor se detiene. Pero a ti, la mosca detrás de la oreja ya no te la quita nadie… ¿Y si vuelve? ¿Y si ese temblor es el preludio del big one?
Inmediatamente después, buscas un sistema de alerta en Twitter y recibes en el móvil el motivo de tu desasosiego. Un seísmo de «sólo» 5.3 de magnitud y con epicentro enfrente de la costa de la tristemente famosa Fukushima.
Casi nada para lo que están acostumbrados por estas tierras. Y un recuerdo para toda la vida: ya puedo gritar a los cuatro vientos que (sobre)viví a un terremoto en Japón.
¿Has vivido alguna experiencia similar? Cuéntamela: deja un comentario en el post.
Alberto

2 comentarios sobre “(Sobre)vivir un terremoto en Tokio”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.