Archivo de la etiqueta: kioto

La mejor ruta por Japón en 10 días

¿Quieres conocer la ruta por Japón en 10 días más completa? Descubre los secretos del país del Sol naciente.

Ciudades 80%
Naturaleza 70%
Aventura 50%

Una ruta por Japón en 10 días depara grandes experiencias, bonitos paisajes, gente muy curiosa, buena comida y, sobre todo, un choque cultural muy importante.

Entre las posibles experiencias que se pueden vivir, también está la de vivir la experiencia de un terremoto.

Para viajar a Japón, es posible realizar el vuelo directo, aunque hay alguna opciones con escala larga que permiten visitar a la ida la la vuelta ciudades tan increíbles como Pekín.

También es realmente recomendable para esta ruta realizar la entrada y salida en el país por ciudades distintas, ya que el recorrido no es circular sino lineal.

Se puede entrar por Tokio y salir por Osaka o viceversa (no importa el orden). Ambas ciudades tienen aeropuerto internacional y forman parte del recorrido.

Día 1. Osaka

Hotel cápsula en Osaka
Hotel cápsula en Osaka

Tras llegar a Osaka, la mejor forma de llegar al centro es utilizar alguna línea de tren. Hay varias opciones a distintos precios y duraciones, ya que son varias empresas de tren privadas las que operan en Japón.

Es el momento adecuado para activar la Japan Rail Pass, un abono de transporte que se puede utilizar para el famoso tren bala o Shinkansen

Osaka es una gran urbe y la más importante fuera del cinturón urbano de Tokio. Su atractivo turístico es escaso pero tiene una activa vida nocturna alrededor de la zona de Dōtonbori.

En el centro de la ciudad hay muchas opciones de alojamiento. Si se desea un poco de aventura o algo diferente a lo habitual, se puede probar un hotel capsula.

Hiroshima
Memorial de Hiroshima con el único edificio que quedó en pie al fondo

Día 2. Hiroshima

El segundo día de la ruta de 10 días por Japón, es el primer viaje en tren bala 

En poco más de 2 horas se llega a Hiroshima, ciudad tristemente conocida por su terrible historia.

Se trata de una urbe muy accesible, aunque bastante más grande de lo esperado. Desde la estación de tren, hay 2 líneas de autobuses urbanos que realizan un recorrido circular por la ciudad parando en los principales puntos de interés.

Merece la pena centrar el día de visita en el museo y el parque memorial que lo rodea, para empaparse de este negro capítulo de la humanidad.

Un lugar que sobrecoge el aliento de quienes lo visitan.
El museo guarda objetos e información realmente interesante y su visita es obligatoria.

Sin embargo, frente al único edificio que quedó en pie tras la explosión, un descendiente de uno de los pocos supervivientes ofrece todo tipo de información en casi cualquier idioma, español incluido.

Día 3. Miyajima

En la propia bahía de Hiroshima, a pocos kilómetros de la ciudad, está uno de los paisajes más emblemáticos: el Tori del Santuario de Itsukushima.

Tori en Miyajima
Tori en Miyajima

Este Tori o puerta se encuentra dentro del mar, de tal forma que cuando la marea está baja, los visitantes se pueden acercar hasta sus pies para contemplar su inmenso tamaño.

Cuando sube la marea, la parte inferior del Tori se sumerge en las aguas del mar, dejando una estampa inolvidable.

Es costumbre lanzar una moneda sobre una de sus enormes vigas o depositarla entre las grietas de los pilares.

Otro de los grandes atractivos de la isla es poder compartir el paseo con dóciles ciervos que se acercan a los turistas en busca de comida.

El ciervo es un animal venerado y sagrado en Japón, por lo que pacen en libertad en algunos lugares del país, como Miyajima o Nara.

Por último, no olvides disfrutar del atardecer en este increíble lugar, ya que se trata de un lugar muy masificado que se vacía en el ocaso. Existen alojamientos que ayudarán a completar esta experiencia.

Día 4, 5 y 6. Kioto

Kiyomizu dera en Kioto
Kiyomizu dera en Kioto

De vuelta en el tren bala hacia Kioto, conviene hacer una breve parada en uno de los castillos más espectaculares de Japón: el Castillo de Himeji.

Una amplia e interminable avenida de más de un kilómetro de longitud conecta la estación del tren con este imponente castillo. En un par de horas se puede hacer esta visita antes de retomar el rumbo.

Kioto es una ciudad que ha sabido conservar su esencia a lo largo de cientos de años. Sus más de 2000 templos y satuarios (budistas y sintoistas, respectivamente) son un claro ejemplo de la importancia histórica de la ciudad.

Fue la capital de la corte imperial durante cientos de años y tuvo la fortuna de no ser bombardeada durante la Segunda Guerra Mundial gracias al Secretario de Guerra de Estados Unidos.

Kioto es la ciudad más bella de Japón y son varios los templos y santuarios que se deben visitar. Para hacerlo con tranquilidad es mejor utilizar 2 o 3 días, más otro día para visitar Nara, que se encuentra a poco más de media hora en tren.

Fushimi Inari en Kioto
Fushimi Inari en Kioto

Estos son algunos de los lugares más importantes de Kioto, pero hay muchos más:

  • Kiyomizu-dera: Aparte del templo merece la pena subir para admirar las amplias vistas, que llegan hasta Osaka.
  • Pabellón Dorado: Templo cuya fachada le da nombre y rodeado por jardines y un estanque.
  • Fushimi Inari: Uno de los más emblemáticos, pero también más concurridos. Hay que evitar acudir en horas centrales pues está masificado.
  • Arashiyama: Un tranquilo bosque de bambúes ambienta este bucólico lugar a las afueras de la ciudad.
  • Gion: El distrito de las geishas de Kioto es un tranquilo oasis en una ciudad que, en sí, es poco bulliciona. Una visita obligada si has leído el best-seller: "Memorias de una geisha".
Bosque de bambú en Arashiyama
Bosque de bambú en Arashiyama

Es recomendable guardar un día para visitar Nara. Este núcleo urbano alberga otros tantos históricos templos y santuarios. Además, en su parque principal pacen en libertad ciervos.

Ciervos en Nara
Ciervos en Nara

Kioto guarda alojamientos para todas las posibilidades, pero es recomendable utilizar hoteles cápsula con habitaciones mixtas si vas con pareja o grupo de amigos. Vivirás la experiencia de estos curiosos alojamientos. El Centurion Cabin and Spa es uno de los mejores en ese sentido. Un emplazamiento muy lujoso y a un gran precio.

Día 7. Monte Fuji

La montaña más alta del país del Sol naciente bien merece una excursión. En el trayecto en Shinkansen entre Kioto y Tokio, la vista del volcán es espectacular.  

Existen varias excursiones que se pueden realizar en función de la época del año. Los pueblos cercanos son agradables y existen varios lagos por los que se puede realizar alguna excursión en barco.

Monte Fuji

También hay varias rutas para realizar trekking en la zona en lo que significa, sin duda, un cambio total en un viaje bastante dedicado a un perfil más urbanita.

Día 8, 9 y 10. Tokio

Es una urbe inmensa, mastodóntica. Hay pocos rincones en Tokio que dejen indiferente al visitante.

Vista nocturna de la Tokio Tower
Vista nocturna de la Tokio Tower

Una ciudad con mucho ajetreo y bastante estrés, que se palpa en sus habitantes. En cualquier caso, se trata de un caos ordenado y muy controlado. La sociedad japonesa puede parecer un poco autómata en cierto modo.

Al ser tan grande, las visitas se deben ordenar por barrios. Aquí solo se describe los más conocidos, pero los 23 guardan rincones alucinantes.

Shinjuku

Plano de metro en Shinjuku
Plano de metro en Shinjuku

Es el barrio administrativo y comercial más importante de la ciudad. Si se llega en tren o en metro, su estación es un auténtico laberinto.

Tiendas, locales de ocio, cines… y luz, muchísima luz de todos los colores bañan sus calles. Visitar Shinjuku sirve para entender cómo se entretienen los japoneses cuando salen de trabajar o estudiar.

Merece la pena gastar una tarde-noche recorriendo sus calles y perderse entre la gente. Entrar a alguna tienda de videojuegos o sentarse en la barra de algún bar a tomar una cerveza mientras el paisano de la silla de al lado se echa una cabezadita. Es el famoso inemuri.

Además, se puede visitar gratuitamente una de las torres del ayuntamiento. Desde este rascacielos hay unas excelentes vistas de la ciudad con el Monte Fuji al fondo.

Shibuya

Cruce de Shibuya
Cruce de Shibuya

Un popular barrio básicamente conocido por el cruce de Shibuya, atestado de gente yendo de un lado para otro mientras los coches esperan pacientemente que el semáforo vuelva a ponerse verde.

A la salida de la estación de metro, se encuentra la estatua de Hachikō. El perro de la raza akita famoso por esperar a su dueño a los pies de la parada incluso años después de la muerte de éste.

Akihabara

El barrio más friki. Famoso por sus tiendas de electrónica, donde se pueden ver algunas de las últimas novedades tecnológicas. En la zona también hay locales especializados en manga, anime y videojuegos. Merece la pena, para los nostálgicos, acceder a la tienda de Sega. 

En las cafeterías de la zona, el personal se viste de doncella para servir té con pastas o tentempies y cócteles rocambolescos. Son las famosas meidos.

Roppongi

Merece la pena visitarlo de noche, pues es un barrio con animada vida nocturna y variados restaurantes, tanto en menú como en precios.

Odaiba

Pasear por esta zona comercial es un placer. Tranquilo y, relativamente, alejado del bullicio de los barrios principales de la ciudad. Odaiba ofrece una panorámica de Tokio salpicada con el Rainbow Bridge, la Tokyo Skytree y la Torre de Tokio.

Además, el centro comercial siempre alberga alguna exposición interesante y, por supuesto, la fotografía con la estatua de Mazinger Z a escala natural es obligatoria.

Mercado de pescado de Tsukiji

No es un barrio, propiamente dicho, pero merece una mención especial, ya que es un lugar de obligatoria visita si vas a hacer una ruta por Japón.

El trajín de mercancía, las piezas pescadas tan solo unas horas antes y el aroma a tradición (y a pescado fresco) son los alicientes de este mágico lugar.

Para tener acceso a la subasta hay que madrugar mucho, mucho. No se puede reservar con cita previa y únicamente pueden acceder los 20 o 30 primeros turistas.

Contando con que la subasta comienza a primerísima hora de la mañana, hay que hacer espera prácticamente la noche anterior y quedarse sin dormir. ¿Merece la pena? Nadie que lo haya visto se arrepiente.

Resumen del viaje

Japón te espera con emplazamientos realmente bonitos que no te debes perder. Las opciones para un recorrido de 10 días son múltiples.

Si te sobra algo de tiempo, puedes visitar Nikko o Yokohama, a las afueras de Tokio, pero es complicado poder visitar más lugares en tan poco tiempo.

Es un viaje para todos los bolsillos, aunque es cierto que la capital es algo más cara, sobre todo el alojamiento. Si bien es cierto que si buscas, encuentras hoteles baratos en Tokio.

Vista aérea de Monte Fuji
Vista aérea de Monte Fuji
Un viaje que permite alojamientos y desplazamientos cómodos, tanto dentro de las ciudades como entre ellas.

Un país increíble, con una cultura y tradiciones muy ricas y diferentes a todo lo que conocemos.

¿Me he dejado algún lugar importante de Japón en el tintero? ¡Comenta y comparte!
Alberto